RSS Feed

Manifiesto contrasexual: prótesis, mon amour

La prótesis no viene a compensar fantásticamente una falta, no es alucinatoria ni delirante, sino que, como los senos en el torso desnudo del presidente Schreber, constituye una banda de intensidad productiva. La metafísica de la falta, que comparten ciertas teologías y ciertas formas del psicoanálisis, nos querría convencer de que a todos nos falta algo. Nos dicen que el mundo está en orden porque a las mujeres les falta el pene, porque los hombres no tienen uterosenos, porque a los hombres y a las mujeres les falta el “falos trascendental” -o el megadildo-. Nos dicen que a los animales les falta el alma, y que a las máquinas cibernéticas les falta la carne y la voluntad que las conexiones eléctricas vienen a compensar con un exceso de información… No nos falta nada. Deleuze y Guattari ya lo habían dicho. Nos nos falta no el pene, ni los senos. El cuerpo es ya un territorio por el que cruzan órganos múltiples e identidades diversas. Lo que nos faltan son las ganas, lo demás todo está de sobra. Ésa es la especificidad de la butch, su deseo productivo. Mientras todo parecía indicar que un marimacho era una simple imitación de la masculinidad, la compensación de una “falta”, la butch toma la iniciativa y produce cuerpos.

Beatriz Preciado, anexo “Manifiesto contrasexual: prótesis, mon amour”, Anagrama, Barcelona, 2002, p. 197.

Anúncios

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s

%d bloggers like this: